Crónica del debate final

Comienza el esperado debate en la Universidad Carlos III de Madrid con Juan Sánchez como moderador. El tema que nos ocupa es la sátira como medio de comunicación. Contamos con seis testigos y seis intervinientes: tres a favor, Gino, Carlota y Luis; y tres en contra, Guillermo, Javier y Mariana.

Por una parte, se afirma que la sátira es capaz de reflejar la verdad, pues el contenido que se expone no está “maquillado”, como sucede en otros informativos. Este género televisivo también “crea mentes capaces de criticar y ayuda a percibir la información de forma madura y más relajada que a través de los noticieros convencionales”, según Gino. Luis añade que la sátira permite elaborar juicios de argumentación, así como cuestionar aquello que se nos cuenta. No obstante, por otra parte, los interventores en contra acusan a la sátira de “coartar la libertad de expresión”, así como de “ridiculizar, banalizar y desprestigiar temas de vital importancia para la sociedad, como la democracia”.

La mayor parte del debate se desarrolla a partir de la cuestión de si la sátira constituye un mero entretenimiento o si además es válida como medio informativo. Guillermo sostiene que lo más importante para los medios de comunicación debe ser el respeto, y afirma que la sátira a menudo peca de ofensiva y no le aporta nada positivo a la sociedad. Carlota se defiende diciendo que no es posible censurar todo aquello que pueda resultar ofensivo, ya que esto depende de la situación personal de cada uno. Mariana plantea que no todo puede ser satirizado, a lo que Gino responde: “la culpa es de la falta de humor; no todo el mundo puede entender una sátira y menos aún emplearla”. Posteriormente se aborda la falta de información en la sátira. Carlota y Luis rebaten que la contextualización de la información es responsabilidad del público, así como de otros géneros, como el reportaje.

Cierto es que la sátira constituye un medio de comunicación más dinámico y atrayente que el resto de los informativos, aunque no todo es satirizable; no concibo ningún tipo de chiste acerca de una enfermedad que me produzca risa. Sin embargo, sí sostengo que entretenimiento e información no son necesariamente excluibles, y si el público sabe captar el humor detrás de una sátira, esta puede ser el mejor medio para informarse.

Al finalizar el debate, Luis concluye: “la sátira cuenta lo que otros medios no se atreven a contar”, y Gino cita lo siguiente: “de todo se puede hacer un chiste, siempre y cuando este sea muy gracioso”. El debate continúa irremediablemente hasta que Juan consigue poner punto y final con algunas preguntas breves por parte del público y un atronador aplauso final.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s